René Uribe Ferrer, el maestro y la estética