La literatura se viste de dorado