¿Miedo a los libros gordos?

Te gusta leer. Te gustan los libros y las historias y mundos que estos te proponen. Tomas un libro que te llama la atención y al ir al final, te quedas de piedra al ver que tiene más de 600 páginas y piensas: "Sí lo piedo prestado... ¡¿a qué horas me voy a terminar este mamotreto?!". Y lo dejas de nuevo como si el número de páginas te hubiera quemado los dedos. Así te pasa cada vez que un libro gordito te hace ojitos. Pero, recuerda que un libro bueno nunca es suficientemente largo. Simplemente no tienen que gustarte todos los libros que coges y tampoco tienes que obligarte a terminarte cada libro como si te casaras con él. Vas a llegar a la mitad y no te está gustando... ¡listo! Déjalo a un lado y pide otro prestado. Con estas recomendaciones tu miedo a los libros gordos será cosa del pasado. Para superar este miedo debes seguir los siguientes pasos: 1. Elige un libro gordo. Mira los que tenemos disponibles y enamórate de alguno cuya sinopsis o autor te llamen la atención. Es más fácil empezar con un libro de cuentos pero te dejamos la elección a ti. 2. Pídelo prestado en la biblioteca de la U. Manizales. 3. Empieza a leerlo cuanto antes. Mientras esperas que llegue el profe a clase, en la fila de la cafetería, en el bus, en tu casa... Puedes leer sólo las dos primeras páginas del prólogo y saltarte el resto para empezar. Si has seguido las indicaciones ¡Felicitaciones! Ya empezaste un libro gordo. Ahora viene lo difícil: ¿cómo terminarlo? Observa si te gusta la historia y la forma en la que te la están contando. Quizás al principio te parezca que va lento y que no suceden muchas cosas, es normal, apenas te están presentando a los personajes y el mundo en el cual se desenvuelven. No te desanimes y sigue leyendo. Después puede que pienses: "Todavía no pasa nada. Estoy a punto de rendirme con este libro". Si te pasa esto, sáltate 30 páginas. Si vez que te perdiste de un giro importante, puede que eso te devuelva la curiosidad para devolverte y leer qué pasó. Si no, te saltaste un pedazo de relleno que no te va a servir de mucho de todas formas. Es un Win-Win por donde lo veas. Si es un libro de cuentos, más fácil aún. Si te saltas uno o dos o tres no pasa nada. Lo importante en un libro es que lo que te leas te guste. Y ya. No hay más secretos. Si llegas al punto en el que dices: "Definitivamente no es mi libro", no pasa nada. ¡No lo termines! Vuelves a la biblioteca, lo delvuelves y te llevas otro. ¿No sabes qué leer? Escribe a la página de Facebook de la biblioteca o busca recomendaciones entre tus amigos o en internet, algunos canales de youtube reseñan libros y si ves una que te llama la atención puedes preguntar por si tenemos el libro en la biblioteca.